Rinitis alérgica y poliposis nasal

IMPORTANTE: esta información es de carácter orientativo. Si bien la información aquí facilitada es cierta, hay mucha más información sobre el tema que no está aquí publicada pero que su especialista sí conoce y la utiliza para cada paciente en particular. Tome estos datos sólo como información orientativa. Siga siempre las recomendaciones de su médico especialista. No se automedique nunca y en caso de duda sobre su enfermedad o con los tratamientos, consulte a su médico.

La rinitis alérgica es una enfermedad muy frecuente en nuestro medio. Los síntomas clásicos son moco, picor en la nariz y estornudos. Si se acompaña de picor en los ojos, la llamamos rinoconjuntivitis alérgica. Con el tiempo, se va produciendo inflamación de los cornetes en la nariz, lo que hace que se produzca además dificultad para respirar por la nariz. Caso más extremo es en el que se forman pólipos, lo que dificulta más todavía la respiración.

La alergia en la nariz puede estar causada por multitud de desencadenantes. Lo más frecuente es el polvo, pero puede ser causada por animales (gatos, palomas, periquitos,…), por alimentos (chocolate, plátano,…), por plantas, por productos cosméticos (suavizantes, champús,…), etc. La alergia puede ser estacional (relacionada con la primavera, no requiriendo tratamiento el resto del año) o perenne (porque el agente causante está actuando todo el año).

El tratamiento inicial de la rinitis es evitar la causa (los pacientes que saben que si van, por ejemplo, a casa de un amigo que tiene un gato y empiezan a estornudar al entrar, deben evitar esa situación). Si los tratamientos médicos fallan, el mejor tratamiento para la rinitis alérgica, sobre todo si hay dificultad para respirar por culpa de la congestión de los cornetes, es la operación de los cornetes mediante radiofrecuencia. Esta intervención nunca es el primer tratamiento. La utilizamos para los casos en que los otros tratamientos no son efectivos.

El tratamiento cuando ya hay pólipos, es el mismo que el de la rinitis alérgica, pero más agresivo. Los pólipos empeoran la calidad de vida, producen peor respiración, más dolor de cabeza, más tendencia a la sinusitis,… Si no se controlan con medicación, el mejor tratamiento es operarlos, quitarlos mediante polipectomía.

Las consecuencias de la rinitis alérgicas son por un lado la alteración de la calidad de cavidad, con sus repercusiones en la vida familiar y laboral, y por otro, la predisposición a padecer sinusitis por mala ventilación de la nariz por culpa de la congestión producida por la alergia. Estas sinusitis de forma repetida, pueden llegar a convertirse en una sinusitis crónica.

Dr. Rafael Casañas Barrios. AVISO LEGAL