Otitis por playas y piscinas

IMPORTANTE: esta información es de carácter orientativo. Si bien la información aquí facilitada es cierta, hay mucha más información sobre el tema que no está aquí publicada pero que su especialista sí conoce y la utiliza para cada paciente en particular. Tome estos datos sólo como información orientativa. Siga siempre las recomendaciones de su médico especialista. No se automedique nunca y en caso de duda sobre su enfermedad o con los tratamientos, consulte a su médico.

Salvo casos determinados, las otitis causadas porque entra agua en los oídos son OTITIS EXTERNAS, refiriéndonos a que la infección se limita a la parte externa del oído, el conducto auditivo, estando el tímpano y resto del oído sanos.

No hay que asociar esta infección a haberse bañado en agua sucia. Si bien ésta puede ser la causa, en la mayoría de los casos la infección se produce porque el agua se ha quedado retenida dentro del conducto del oído, terminando en una infección. Este agua se puede quedar retenida por algo tan simple como un tapón de cera, que no deja que el agua salga. Esta es la razón por la que recomendamos a las personas que padecen de tapones de cera, que acudan a revisión para limpieza de los oídos antes de empezar la época de playas y piscinas.

Si bien es una infección que se puede dar en cualquier época del año, por su relación con los baños, es una enfermedad típica del verano.

A las personas que tienen predisposición a padecer otitis externas cada vez que les entra agua se les recomienda usar tapones especiales para el baño y limpieza frecuente por parte de su especialista.

Los síntomas principales son dolor, salida de pus por el oído y taponamiento de la audición. No suele haber fiebre.

El tratamiento se basa en limpiar la secreción del oído mediante aspiración (nunca lavado con agua en casos de infección), poner gotas con antibiótico y dar tratamiento para el dolor. Suele curar en unos 5-10 días sin secuelas.

Dr. Rafael Casañas Barrios. AVISO LEGAL