Cornetes (turbinoplastia)

IMPORTANTE: esta información es de carácter orientativo. Si bien la información aquí facilitada es cierta, hay mucha más información sobre el tema que no está aquí publicada pero que su especialista sí conoce y la utiliza para cada paciente en particular. Tome estos datos sólo como información orientativa. Siga siempre las recomendaciones de su médico especialista. No se automedique nunca y en caso de duda sobre su enfermedad o con los tratamientos, consulte a su médico.

Los cornetes son el mecanismo fundamental que utiliza la nariz para regular la cantidad de aire que pasa a través de ella. Su crecimiento excesivo produce dificultad respiratoria, que a su vez tiene una serie de consecuencias: mucosidad, pesadez de cabeza, boca seca, ronquido nocturno, falta de concentración,… En ausencia de otras patologías, los cornetes son los responsables de que en distintas situaciones respiremos mejor o peor (por ejemplo, cuando nos acostamos o hacemos deporte).

Las indicaciones más frecuentes de realizar una TURBINOPLASTIA (reducción del tamaño de los cornetes), son:

  • Dificultad respiratoria nasal.
  • Rinitis alérgica.

La intervención, por lo general, no consiste en quitar los cornetes. La intervención consiste en reducir los cornetes de tamaño. 

En contra de lo que se piensa, el mejor tratamiento del que disponemos para la rinitis alérgica, es la reducción de tamaño de los cornetes, teniendo en cuenta que en muchos casos, por el propio fenómeno alérgico, los cornetes van creciendo de nuevo a lo largo de los años, pudiendo ser necesaria la reintervención. La operación de los cornetes en los casos de rinitis alérgica, NUNCA es el primer tratamiento. El primer tratamiento es el tratamiento médico. Dejamos la operación como un último paso, en los casos en los que el tratamiento médico falla.

La operación de los cornetes es relativamente sencilla, por lo general requiere un quirófano pero no ingreso hospitalario (en aproximadamente una hora se manda al paciente a casa) y se puede realizar de muchas formas. Hay muchas técnicas descritas para reducir los cornetes de tamaño. A día de hoy, la mejor forma que conocemos para hacerlo es mediante el uso de RADIOFRECUENCIA, que consiste (muy resumidamente) en aplicar calor dentro del cornete para que se reduzca de tamaño. Si no hay complicaciones intraoperatorias, no se necesita un taponamiento nasal postoperatorio (el paciente se va a casa respirando por la nariz).

Recomendaciones tras la operación de cornetes por medio de radiofrecuencia. Esta intervención se realiza a través de los orificios de la nariz, sin dejar cicatrices externas.

Dr. Rafael Casañas Barrios. AVISO LEGAL