Ronquido

IMPORTANTE: esta información es de carácter orientativo. Si bien la información aquí facilitada es cierta, hay mucha más información sobre el tema que no está aquí publicada pero que su especialista sí conoce y la utiliza para cada paciente en particular. Tome estos datos sólo como información orientativa. Siga siempre las recomendaciones de su médico especialista. No se automedique nunca y en caso de duda sobre su enfermedad o con los tratamientos, consulte a su médico.

Si usted o su pareja ronca, hágase estas 2 preguntas: ¿descansa usted mal?, ¿molesta a los que duermen cerca suyo? Si la respuesta es SI a cualquiera de las 2 preguntas, usted necesita tratamiento para su ronquido.

Fundamentalmente, el ronquido es una obstrucción al paso del aire cuando lo inhalamos mientras dormimos. Hay muchas clasificaciones para el ronquido, pero fundamentalmente, dividimos a los roncadores en 3 tipos:

  • Roncador simple. Es la persona que ronca sin que esto afecte a su descanso. Normalmente, estos pacientes no requieren tratamiento porque el ronquido simple no es una enfermedad, pero hay que tener en cuenta que aunque no sea una enfermedad, sí puede ser un problema social (si el que no puede dormir es el compañero de cama, por culpa del ruido) y estos casos sí requerirían una solución.
  • Roncador con obstrucción real a la respiración. En estos casos ya se descansa mal y por ello hay consecuencias durante el día (somnolencia, cansancio, irritabilidad,…).
  • Roncador con apneas. Es el caso más extremo, en el que la obstrucción respiratoria es importante, lo que hace que el nivel de oxígeno en sangre descienda por momentos. En estos casos, las consecuencias durante el día son más extremas que en tipo anterior (descompensación de la tensión arterial, bajo rendimiento en el trabajo o colegio,…). Estos pacientes tienen lo que se conoce como PAUSAS DE APNEA, que son intentos de respiración sin que llegue a pasar el aire y el paciente puede llegar a despertarse con sensación de ahogo porque el ronquido ocluye completamente la respiración. Muchas veces se confunde con crisis de ansiedad.

La obstrucción de la respiración puede producirse a cualquier altura en de toda la vía respiratoria (desde la punta de la nariz y la entrada de la boca, hasta la traquea). Las obstruciones más comunes son: desviación del tabique de la nariz, crecimiento de los cornetes, volumen excesivo de amígdalas y vegetaciones, paladar engrosado y crecimiento de la base de la lengua. Hay que destacar la OBESIDAD como una de las causas más frecuentes de ronquido.

En los síntomas que presenta en ronquido y en las consecuencias que tiene hay que diferenciar entre adultos y niños una serie de cuestiones:

  • En niños, la causa más frecuente es el crecimiento excesivo de amígdalas y vegetaciones. Normalmente los niños, aunque tengan apneas, no se suelen despertar por la noche. Las consecuencias directas de descansar mal por la noche de forma continuada en los niños incluyen alteración del crecimiento y retraso escolar. Durante el día, suelen tener la boca abierta para respirar.
  • En adultos sí es frecuente el que se despierten por culpa de su propio ronquido. También en adultos, es más frecuente la obesidad como causa de ronquidos. Un mal descansar en los adultos se traduce en falta de rendimiento durante el día (déficit de rendimiento en el trabajo, en la familia,…).

El tratamiento del ronquido siempre es individualizado para cada paciente. No hay ningún tratamiento que sea efectivo para todos los pacientes, por lo que hay que valorar cada caso en particular. En lineas generales:

  • En niños la operación de amígdalas y/o vegetaciones es curativa en la mayoría de los casos. Antes de valorar la intervención, siempre hay que confirmar mediante la exploración médica, que realmente haya un aumento del tamaño de amígdalas y vegetaciones.
  • En adultos, el tratamiento no es tan simple, pero se podría resumir en 3 pasos: primero, reducir peso en casos de obesidad. Este primer paso es el más importante. Segundo, corregir las alteraciones que puedan obstruir el paso del aire (corregir desviaciones septales, crecimiento de cornetes, engrosamiento del paladar, crecimiento de las amígdalas,…). Tercero, valorar la adaptación de aparatos que eviten el bloqueo de la vía respiratoria al dormir (CPAP).
Dr. Rafael Casañas Barrios. AVISO LEGAL